c 1 de Mayo: Día Internacional de los Trabajadores – UJC
Home Notas Politicas 1 de Mayo: Día Internacional de los Trabajadores
1 de Mayo: Día Internacional de los Trabajadores
0

1 de Mayo: Día Internacional de los Trabajadores

0

1 de Mayo – Día Internacional de los Trabajadores

Juventud Unida contra el Capitalismo y el Coronavirus! Derrotar el gobierno Bolsonaro-Mourão y organizar los trabajadores!

La epidemia del Coronavirus (SARS-CoV-19) profundiza la crisis sistémica del capitalismo. La ofensiva burguesa sobre los trabajadores, que se puede ver en todos los países capitalistas, ha desarmado aún más los sistemas públicos de salud y seguridad social para la batalla que la burguesía libra ahora contra la clase trabajadora. Mientras los países con planificación central, como China, Cuba y Vietnam, tienen grande éxito en el combate al virus (el Vietnam no tiene muertes causadas por la enfermedad), los países capitalistas, independientemente de quién los gobierna, están teniendo inmensas dificultades. El aislamiento social, las políticas de cuarentena necesarias, bien como la garantía de pago de los salarios y beneficios de derecho, van en contra de los anhelos burgueses por emplear la fuerza de trabajo del proletariado y continuar a expropiar su plustrabajo- en detrimento de cualquier respeto por la vida humana.
En Brasil, la situación continúa drástica. Con un total de casi 80 mil casos y más de 5 mil muertos oficialmente informados(las estimaciones sobre subregistro indican que el número puede ser hasta diez veces el número de casos informados), la pandemia acertó un país que ha sufrido un fuerte impacto en su sistema público de salud y seguridad social en los últimos años, destacando la aprobación de la Enmienda Constitucional 95, aún bajo Michel Temer, quien había impuesto una congelación de inversiones con duración de 20 años.
El gobierno de Bolsonaro e Mourão, comprometido hasta el final con los intereses de la burguesía, intenta desinformar la población y presionar los trabajadores a volver a sus trabajos- tanto por declaraciones del presidente, como por el valor banal aprobado de ayuda a los trabajadores informales, autónomos y desempleados, y por los retrasos en la concesión de tal ayuda. Sin esas condiciones objetivas de sobrevivir y llegar al fin de mes, diversos trabajadores ya están pidiendo por el relajamiento de la cuarentena, apoyados por los diversos matices de los partidos y figuras políticas de la derecha, como expresos, por ejemplo, en el grupo de los gobernadores de los estados.
La situación para la juventud trabajadora es aún más compleja. Las últimas décadas han sido de inmensos ataques al movimiento sindical en el país, tanto por sus enemigos directos, los patrones, como por sus detractores ingenuos, que utilizaron la máquina sindical como una forma de superar las luchas de clases, alejando así las nuevas generaciones de la lucha de clases consciente y organizada. Como resultado de este proceso, hoy la mayoría de los trabajadores jóvenes ni siquiera conocen o tienen contacto con los sindicatos. También existe una inmensa porción de jóvenes empleados de manera informal, a través de aplicaciones y otras nuevas formas de explotación que, debido a no tener el reconocimiento legal adecuado, no tienen sindicatos que los representen.

Alguna categorias han sido especialmente impactadas:
– Trabajadores Jóvenes de la Salud: muchos internos, residentes y médicos jóvenes están trabajando intensamente en la lucha contra el coronavirus. Sin embargo, no hay condiciones adecuadas de trabajo, Equipo de Protección Individual (EPI), contratos de trabajo formales en algunos lugares y los subsidios de residencia y salarios están sufriendo retrasos y recortes en varios lugares de Brasil, como denunciamos en los testimonios en nuestros medios de comunicación y redes sociales.
– Jóvenes Trabajadores de las Apps: los trabajadores de aplicaciones de reparto y transporte, jóvenes en su mayoría, también no poseen ayuda de las apps porque no existe una relación laboral formal entre ellos. Ellos no reciben EPIs y están directamente en contacto con a población todos los días. Además, las aplicaciones están expulsando varios trabajadores, que solo tienen la app como fuente de renta, sin ninguna explicación, de manera completamente arbitraria.
– Trabajadores Jóvenes del Comercio: también en el comercio al por menor, hay una inmensa cantidad de trabajadores jóvenes, que ganan salarios muy bajos y con un alto nivel de exposición, Barbaridades el terror visto em Campina Grande (PB), en que los minoristas obligaron a los empleados a hacer una “demostración” para abrir el comercio (bajo pena de expulsión), son el tipo de acoso que los patrones del sector están imponiendo en esta categoría
– Pasantes en general: estos son una de las categorías más atacadas, principalmente por la facilidad de rescisión del contrato. Los órganos públicos y privados están recortando los contratos masivamente, dejando a los jóvenes en la calle, sin ninguna capacidad de subsistencia (sobre todo porque no tienen derecho a un seguro de desempleo), y otros están dando “vacaciones no pagadas”, que son efectivamente una suspensión indebida del contrato de trabajo.
Otro fuerte impacto, sentido por todas esas categorías arriba y muchas otras, son los despidos, reducciones de jornada y suspensión de contratos. Varias empresas están haciendo despidos en masa, como es el caso de la Havan, de Luciano Hang, que despidió 2 mil trabajadores en la Semana Santa. La criminal Medida Provisional 936/2020, promulgada por el gobierno Bolsonaro-Mourão, también permite la reducción de horas y la suspensión del contrato, con el sistema de seguridad social asumiendo estos costos. Así mismo, algunas empresas hieren incluso la MP de Bolsonaro e obligan los funcionarios a trabajar con los contratos suspensos, bajo pena de despido si hay una negativa.
Lo que vemos es la imposibilidad estructural de la clase dominante de defender cualquier medida para contener el virus, poniendo en riesgo la vida de toda la población brasileña. La solución que implica una caída en la tasa de lucro choca con sus intereses exploratorios y no contará con su apoyo. El propio presidente Bolsonaro, en línea con su falta de respeto por la vida de los trabajadores, declaró en una entrevista el martes 28 de abril, cuando se le preguntó sobre la escalada del virus en el país, dijo: “¿Y qué? Lo siento. ¿Qué quieren que yo haga? Soy ‘Mesías’, pero no hago milagros”. Por lo tanto, advertimos que quienes, en ese momento, indican su militancia en el sentido de exigir el “sensatez” de Bolsonaro y los demás, están equivocados. No podemos esperar nada de este gobierno.

Por lo tanto, la única solución son medidas independientes de la clase trabajadora. Es la recuperación de la organización y la unidad de los trabajadores mediante un programa de ruptura con el capitalismo, mediante su autoorganización en las herramientas de la lucha de clases. Como se señaló en la declaración del Comité Central del Partido Comunista Brasileño:
“En la lucha por la superación de la actual crisis en los marcos de los intereses de la clase trabajadora, apoyamos las iniciativas de formación de brigadas de solidaridad y de construcción de comités populares. La autoorganización de los trabajadores y trabajadoras, con fortalecimiento de las asociaciones y movimientos populares, de las organizaciones estudiantiles y de los sindicatos de clase, son condiciones necesarias para preparar la contraofensiva popular capaz de derrotar el gobierno ultraliberal y construir la alternativa anticapitalista y anti-imperialista en Brasil.”
Esta independencia también es la razón por la cual denunciamos la farsa establecida por las centrales sindicales (controladas por sectores que no están comprometidos con la lucha de los trabajadores): en el Día Internacional de los Trabajadores, se establecerá una “plataforma digital” con varias figuras famosas de la escena política. Junto con las figuras de “izquierda”, como Lula y Flávio Dino, hablarán con los trabajadores, en su día, declarados enemigos de nuestros intereses, como Rodrigo Maia y Fernando Henrique Cardoso.
Estas figuras, partidarios de medidas como la privatización de las empresas estatales y la Reforma de la Jubilación, tienen como marca política el ataque feroz contra trabajadores y jóvenes y la única razón para ponerlas en una plataforma seria para denunciarlas en vivo a toda la clase trabajadora.
Por lo tanto, como no estaremos de acuerdo con estos enemigos de los trabajadores (incluso con su “oposición” al servicio de labios de Bolsonaro), reforzamos el llamado del Partido Comunista Brasileño para el Primero de Mayo Rojo en las redes sociales y las plataformas digitales. Tendremos una intensa participación en las redes, con un programa que comenzará a las 8:30 am, con el “1º de Maio Unitário e Classista”, organizado por el Foro Sindical, Popular y Juvenil para los Derechos Sociales y Libertades Democráticas; continuará de 1 pm a 8 pm con el Primero de Mayo Rojo; y terminará con el Viernes Rojo, a las 8:30 pm, en el que discutiremos la situación en Cuba, el bloqueo y la lucha contra el coronavirus.
Además de la agitación ocasional del 1 de mayo, hacemos un llamado a todos los trabajadores jóvenes, que diariamente ven desmantelados sus derechos, así como ven la calidad de vida de su clase disminuir rápidamenterapidamente, para que se organicen en las filas de la Unión de la Juventud Comunista. Es cierto que vivimos en tiempos difíciles, pero no debemos confiar solo en nuestra propia suerte. La UJC, en sus más de 92 años, siempre ha estado al lado de los jóvenes estudiantes y trabajadores, por la construcción de una vida digna y hoy, más que nunca, reforzamos nuestro compromiso histórico con nuestra clase. ¡Viva la lucha de la juventud trabajadora!
PRIMERO DE MAYO: DÍA DE LUCHA CONTRA EL CAPITALISMO!
FUERA BOLSONARO Y MOURÃO!
EM DEFESA DE LOS DERECHOS DE LA CLASE TRABAJADORA Y DE LAS LIBERTADES DEMOCRÁTICAS!
POR EL PODER POPULAR HACIA EL SOCIALISMO!